Todos sabemos lo que es la nómina y solemos disfrutarla cuando llega a nuestra cuenta a final de mes. Sin embargo, la nómina es también el documento que nos entrega la empresa donde se indican todos los conceptos que influyen en el importe que realmente estamos cobrando. Muy pocas personas saben interpretarla correctamente y entenderla a simple vista puede ser complicado debido a los numerosos términos técnicos que contiene.

En este artículo, te ayudaremos a desglosar cada parte de la nómina, explicando su significado y cómo se calculan los diferentes conceptos. Si no eres experto en gestión laboral o contabilidad, esta guía te será de gran ayuda para comprender tu nómina en detalle.

¿Qué es la Nómina?

La nómina es un documento de carácter obligatorio que expide la empresa al trabajador y en el que aparecen reflejadas las cantidades que influyen en el sueldo neto que percibe el trabajador. En otras palabras, es el comprobante que muestra cuánto se te ha pagado, cómo se ha calculado tu salario y qué deducciones se han aplicado.

A continuación, veremos los apartados en los que se divide una nómina para que puedas entenderla mejor, revisando cada punto con ejemplos sobre cómo se calcula cada una de las partidas y qué es lo que obtenemos al final.

Datos de Encabezado

En el primer apartado de la nómina encontramos los datos de las partes contratantes:

  • Empresa: Aquí se detallan la denominación social de la empresa, el domicilio social, el número de identificación fiscal (NIF), el código de cotización de la seguridad social, el periodo de liquidación (el periodo por el que se abona la nómina) y el centro de trabajo.
  • Trabajador: También aparecen los datos del trabajador, como nombre, DNI, número de afiliación a la seguridad social, categoría o grupo profesional, fecha de antigüedad en la empresa y el código del tipo de contrato.

Estos son los datos mínimos que deben aparecer en la nómina para identificar a las partes. Podrían aparecer otros en función del caso específico.

Devengos

El siguiente apartado son los devengos. Estos hacen referencia a los ingresos, es decir, aquellas cantidades que recibe el empleado. Los devengos pueden ser salariales, extrasalariales y en especie.

  • Devengos Salariales: Son las cantidades que percibe el trabajador como retribución a su trabajo. Incluyen el salario base, las pagas extraordinarias y otros conceptos salariales establecidos en el convenio colectivo aplicable. Las pagas extras, reconocidas en el convenio colectivo, pueden cobrarse en el momento de su vencimiento o prorrateadas entre los doce meses del año.
  • Complementos Salariales: No establecidos en el convenio colectivo de aplicación, mejoran la retribución global establecida. Estos complementos pueden basarse en responsabilidades, conocimientos, idiomas, trabajo desempeñado, resultados en beneficio de la empresa, etc., y pueden pactarse en cualquier momento de la relación laboral.
  • Horas Extraordinarias: Esta partida corresponde a las horas trabajadas por encima de la jornada legal ordinaria fijada en el convenio colectivo de aplicación.
  • Devengos Extrasalariales: Son los conceptos indemnizatorios, como dietas, kilometraje e indemnizaciones. Estos devengos no tributan y no forman parte de la base de cotización.
  • Devengos en Especie: Bienes y servicios que el trabajador recibe para su disfrute. Estos productos en especie no pueden superar el 30% de las percepciones salariales y muchos de ellos tienen reglas especiales de fiscalidad en cuanto a exenciones en su tributación.

Deducciones en la Nómina

Si los devengos son la parte de la nómina que suma, las deducciones son aquellos apartados que restan. A continuación, describimos las principales deducciones que se aplican:

  • Retención de IRPF: El tipo de retención se establece en función de los rendimientos brutos obtenidos y de la situación personal de cada trabajador. Esta retención es lo que pagamos a cuenta de nuestra declaración de la Renta (IRPF), y lo que se pague a través de esta deducción ya no se pagará cuando realicemos la declaración de la Renta del año en curso.
  • Deducciones a la Seguridad Social: Es la cantidad que aporta el trabajador a la Seguridad Social, y se divide en los siguientes conceptos:
    • Contingencias Comunes: Se calcula con el 4,7% de los devengos salariales menos las horas extraordinarias (que computarán aparte).
    • Desempleo: Esta cantidad es diferente para los trabajadores con contrato general (1,55%), contrato de duración determinada a tiempo completo (1,60%) o contrato de duración determinada a tiempo parcial (1,60%).
    • Formación Profesional: Sobre la misma cantidad mencionada anteriormente, será del 0,1%.

Líquido a Percibir o Sueldo Neto

El sueldo neto o “líquido a percibir” es el importe que se ingresará en la cuenta corriente del trabajador. El cálculo es sencillo:

LÍQUIDO TOTAL A PERCIBIR = TOTAL DEVENGADO – TOTAL DEDUCCIONES

Ejemplo Práctico de una Nómina

Para entender mejor, veamos un ejemplo de cómo se calcula una nómina. Supongamos un trabajador con las siguientes condiciones:

  • Salario base: 1.200€
  • Paga extra prorrateada: 200€
  • Complemento por idiomas: 100€
  • Horas extraordinarias: 50€
  • Dietas: 100€
  • Valor de un seguro médico como retribución en especie: 50€

Total Devengado:

  • Salario Base: 1.200€
  • Paga Extra: 200€
  • Complemento Idiomas: 100€
  • Horas Extra: 50€
  • Devengos Salariales: 1.550€
  • Dietas (Devengo Extra Salarial): 100€
  • Retribución en Especie: 50€

Total devengado: 1.700€

Deducciones:

  • Retención IRPF (14%): 238€
  • Seguridad Social:
    • Contingencias Comunes (4.7%): 72.85€
    • Desempleo (1.55%): 24.03€
    • Formación Profesional (0.1%): 1.55€

Total Deducciones: 336.43€

Líquido a Percibir: 1.700€ – 336.43€ = 1.363.57€

Importancia de Revisar la Nómina

Revisar la nómina mensualmente es fundamental para asegurarse de que todos los conceptos están correctos. Cualquier error en la nómina puede significar una diferencia en el sueldo neto que percibes. Además, es importante entender cómo se calculan las deducciones y los devengos para tener una idea clara de tu situación económica.

Conclusión

La nómina es un documento esencial que todos los trabajadores deben entender. Aunque a primera vista puede parecer complicado, desglosar cada sección y entender su funcionamiento es clave para gestionar mejor tus finanzas personales. Esperamos que esta guía te haya ayudado a comprender mejor tu nómina y los diferentes conceptos que influyen en tu salario.

Recuerda, si tienes dudas específicas sobre tu nómina, siempre es recomendable consultar con un profesional en gestión laboral o un contador. La información y el conocimiento son tus mejores herramientas para asegurar que recibes lo que te corresponde.

Si te ha gustado este artículo, puede que te guste esté artículo de Ramón Salvat sobre derecho Laboral: Nueva gestión y control de procesos.

Encuentranos también en Linkedin